Préstamos

Préstamos a largo plazo

Los préstamos a largo plazo son una perfecta solución para solicitar un importe más elevado de financiación y no preocuparte por su devolución.Te contamos todo lo que necesitas saber acerca de los préstamos a largo plazo

Préstamos a largo plazo

Gracias a los préstamos a largo plazo, podrás disponer del monto que necesites para hacer frente a tus gastos sin complicaciones. Respecto a los intereses que pagarás irán acorde al importe y a las cuotas que elijas. Solo tienes que considerar las condiciones y la entidad indicada.

Información

Importe

Desde 100€

Plazos

Desde 36 meses

Tipo

Préstamo

Para solicitar tu préstamo a largo plazo, solo debes consultar los requisitos y condiciones de tu entidad.

Podrás adquirir grandes cuantías de dinero de manera flexible y con total seguridad.

Una de las condiciones más importantes es que tengas unos ingresos regulares, así la entidad se asegura una solvencia para hacer frente al préstamo.

Infórmate. Solicita información sobre cualquier duda o detalle de tu contrato que no comprendas.

¿Qué es un préstamo a largo plazo?

 

Entendemos un préstamo a largo plazo como un crédito fraccionado en cuotas que abarcan un espacio de tiempo muy amplio. Son préstamos concedidos para grandes sumas de dinero. Estos préstamos pueden estar destinados tanto a particulares como a empresas,  normalmente se emplean para la adquisición de bienes de capital y/o bienes inmuebles.

Normalmente se aprueban cuando hay un aval de por medio, o por el contrario, cuando no existe y este está enfocado a la inversión, la entidad acreedora estudia nuestra solicitud, analizando las probabilidades de  retorno a medio plazo de la inversión realizada. Un préstamo a largo plazo es una potente herramienta de inversión que requiere de un estudio previo por parte del cliente y de la entidad bancaria o crediticia.

 

En qué fijarse al pedir un préstamo a largo plazo

 

Cuando nos enfrentamos a un préstamo de estas características tenemos que tener en cuenta que el futuro, en ocasiones, nos presentará eventualidades que no podremos ignorar, y es por ello, que, mediante la negociación con nuestro acreedor, debemos dejar claros ciertos aspectos:

  •   Capacidad financiera:   Debemos fijarnos sobre todo en nuestra capacidad inicial para hacer frente a los primeros pagos. La economía a lo largo de los años puede cambiar, por eso la entidad nos realizará un estudio de solvencia.
  •   Plazos de amortización:   conocer si estos son prorrogables y cuál es el coste del impago, en caso de producirse. No serán los mismos cuando se trata de un préstamo personal a 10 años que uno a 6 años.
  •   Número de cuotas, interés y  coste de apertura:   Nuestra idea debe pasar por minimizar el riesgo. Debemos conocer nuestra situación financiera de cara a un futuro para hacer frente a todos los gastos en los que incurrimos al contratar el préstamo. 

 

Documentación para un préstamo a largo plazo

 

Como si se tratara de cualquier otro préstamo personal online, también se nos exigirá cumplir una serie de requisitos. Los requisitos serán bastante generales, aunque será bastante favorable que:

  • Dispongamos de cierta solvencia económica
  • No estemos incluidos en ninguna lista de morosos.

En el caso de ser una cantidad importante, tener un aval o alguien que nos avale con el fin de que puedan asegurarse unas mínimas garantías de pago.

 

Dónde adquirir un préstamo a largo plazo

 

Los créditos a largo plazo son expedidos por el Banco de España, en su mayoría por la banca comercial, al tener mayor capacidad de solvencia, además de poder contener, en mayor medida, la tasa de morosidad debido a su alta capitalización bursátil. 

 

 

En general nos convendrá negociar con nuestro banco de confianza un préstamo de estas características, por el hecho de poseer información sobre nosotros y el vínculo creado tras años de antigüedad. Cabe sumar, si nuestro expediente crediticio es bueno, obtener unas condiciones más ventajosas a la hora de amortizar, incluso préstamos de 60.000 euros a largo plazo

 
 
Encuentra tu préstamo a largo plazo en Kreditiweb
 
 
 
 

Ventajas de un préstamo a largo plazo

 

Las ventajas de un préstamo a largo plazo difieren en función de muchas variables. Al final un préstamo de estas características, por su cuantía, no queda encorsetado a una serie de normas contractuales inamovibles, sino que depende en parte de nuestra habilidad como negociadores. Existen una serie de ventajas aparejadas a cualquier préstamo de estas características:

  •  Capacidad negociadora:  Las condiciones pactadas están abiertas a negociación por ambas partes. La entidad acreedora tendrá en cuenta nuestro historial como cliente, nuestros avales, nuestra liquidez y las garantías que podemos ofrecerles.
  •  Importes más elevados:  Obviamente, al tratarse de préstamos a largo plazo, los montos solicitados también podrán ser mayores. Esto se debe a que dispondremos de mayor tiempo para devolver la cuantía total del préstamo.
  •  Cantidad de cuotas:  Por supuesto, lo que en ocasiones pudiera parecer una desventaja, podría también convertirse en una ventaja. Y es que el hecho de que el crédito esté fraccionado en muchas cuotas a largo plazo suele ofrecernos un desahogo que de otro modo hubiéramos echado de menos.
  •  Cuotas variables:  No es raro que dentro de estas negociaciones podamos llegar a un acuerdo donde exista una disminución o aumento del monto de nuestras cuotas en función de nuestra capacidad financiera en el momento. Esto por supuesto variará el interés y modificará a futuro el interés y por extensión el coste total del préstamo.
  •  Capitalización:  El hecho de disponer de una gran masa monetaria en un momento determinado nos permite más capacidad de maniobrabilidad, pudiendo aumentar nuestra capacidad de ahorro y de inversión en el corto plazo con los préstamos rápidos a plazos.

 

Inconvenientes de un préstamo a largo plazo

 

Existen por el contrario una serie de desventajas que es preciso conocer, que al igual que las ventajas, pudieran resultar ambivalentes, dado que la situación financiera de cada individuo.

  •  Intereses y comisiones de apertura:  Sí, un préstamo a largo plazo puede que no sea demasiado barato. En la mayoría de los casos traen aparejados altos intereses, en ocasiones variables y, por supuesto comisiones de apertura.
  •  Deudas pendientes:  Si tenemos alguna deuda pendiente de pago y nos han incluido en la lista de ASNEF u otra distinta en referencia a algún impago, tenemos altas probabilidades de que no se admita a trámite nuestra solicitud. 
  •  Avales:  Obviamente cuanto más abultadas son las líneas de crédito más probabilidades hay de que un deudor cometa impagos. Es precisamente en este tipo de préstamos donde reside una mayor tasa de morosidad. Es por ello, y que, para asegurarse la devolución íntegra del préstamo a largo plazo, las entidades bancarias, en función de la cantidad, suelen pedir un aval. Puede ser una nómina, un automóvil, y en el caso de grandes sumas un aval hipotecario.

 

Requisitos de un préstamo a largo plazo

 

Cuando hablamos de préstamo a largo plazo hablamos de que nos puede llevar bastante tiempo, pues la información a recabar por la entidad acreedora es grande. Si trabajamos con nuestro banco habitual la documentación puede no ser tanta, pero al menos tendrán en consideración estos documentos, dispongan o no de ellos, y en caso de no tenerlos nos los solicitarán: 

  •  Declaración de la renta
  • Nóminas o justificante de ingresos
  • Estado de nuestras cuentas corrientes
  • El motivo por el cual solicitamos el préstamo

Listas relacionadas

Imagen lista

refinanciacion  Jun 30, 2022

Encuentra tu financiación con Kreditiweb